6

8 actitudes que enfadan a cualquiera (1/2)

Comparte:Share on Facebook4Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

enfadar a la gente

La semana pasada fue la Fiesta del cine, en la que, durante 3 días, la entrada cuesta solo 2,90€.

Como gran aficionado al cine que soy, fui a ver dos películas: “Capitán América Civil War” (muy en la línea de Los Vengadores. Bastante entretenida) y después, a sangre caliente, entré a ver “Objetivo Londres”.

Esta última no me gustó nada. Vamos que fue un bodrio. Con Gerard Butler en plan “¡que le den a todo!, yo voy a salvar a presidente, aunque me cargue a mil inocentes”. Típico patriotismo americano que roza lo absurdo.

En fin, este no va a ser un nuevo post post sobre películas, ya repetiré más adelante. En lo que quería centrarme es en la del Capitán América. Más en concreto en una de las grandes ausencias de la peli: Hulk.

Este buen hombre, que se ha desvinculado de Los Vengadores por temas de papeleo, tenía un problema muy chungo: se enfadaba con facilidad. Mucho. Muchísimo.

En la primera peli, la de Los Vengadores, me hacía mucha gracia cómo los demás utilizaban al pobre Hulk para enfadarlo y que se transformara para que se pusiera a partir leña. ¡Pobre hulk!

Si eres de los que les gusta hacer rabiar a los demás de vez en cuando, te voy a enseñar cuáles son los aspectos que más molestan a los demás.

Y si, por el contrario, eres tú quien se cabrea por la forma de comportarse de los demás, intentaré mostrar una manera de que te lo tomes con más filosofía.

Tanto con el post de hoy como con el de la semana que viene.

Hulk se enfada con alguien

Qué bien me cae Hulk, es un tío majo.

 

¿Qué enfada a la gente?

¿Qué te enfada? ¿Lo sabes? Hay veces que una persona nos molesta y no sabemos por qué.

Como decía Guardiola: cuestión de feeling.

Y llevaba razón. Hay que tener en cuenta que cada uno es diferente. Nos hemos movido en ambientes distintos y nos hemos criado con familias que tienen valores muy distintos, y eso hace que lo que para algunos es lo más importante del mundo, para otros sea una estupidez.

Sin embargo hay ciertos aspectos que suelen molestar a la mayoría de las personas.

Voy a tratar de exponer un listado de actitudes que hacen que alguien se enfade cuando ve a otra persona comportarse siguiendo ciertos patrones de conducta.

 

Conductas que cabrean a las personas

Seguro que reconoces más de una:

1 Llegar tarde

Este es uno de los motivos más comunes por los que se generan conflictos entre dos o más personas.

Llegar tarde es un claro indicador de que no respetas el tiempo de las personas que te están esperando.

Se puede llegar tarde por muchos motivos, pero por mi propia experiencia te diré, que la mayoría de gente no sabe organizarse.

2 Que te hablen de malas formas

No tener tacto al decir las cosas suele molestar bastante a cualquiera. Si quieres mejorar tu asertividad tienes que tener en cuenta que las formas son muy importantes.

Como ya he dicho en algunas ocasiones, el lenguaje no verbal (lo que podríamos considerar “las formas”) nos da más de un 90% de la información total del mensaje, mientras que el lenguaje verbal (las palabras), menos de un 10%.

3 Que te acusen sin tener la culpa

Esto puede ser una falta gravísima. De hecho, en el ámbito judicial, una de las premisas es: “Más vale un culpable libre que un inocente en prisión”.

Y con toda la razón del mundo. Normal enfadarse en un caso así.

4 Que no tengan en cuenta tu opinión

Ser ignorados nos produce un enorme sentimiento de frustración. Frustración que, con toda la razón del mundo, puede degenerar en enfado.

No ser escuchados afecta a nuestra autoestima y a la necesidad de sentirnos importantes que todos tenemos.

5 No decir lo que de verdad estás pensando

No es que esté bien mentir, pero yo opino que a veces es mejor no decir todo lo que se te pasa por la cabeza.

Hay quien presume de decir todo lo que piensa tal y como lo piensa. ¡Eso es un error! lo que nos diferencia de los animales es el hecho de tener la inteligencia suficiente para distinguir lo que se debe decir de lo que se debe callar.

Aclarado esto, otra cosa es que la hipocresía barata y la falsedad cínica.

Lo que está muy relacionado con el punto siguiente.

6 Que te tomen por tonto

Pocas cosas me enfadan más que intenten hacerme creer que algo que es irrefutablemente de una manera, quieran pintármelo de otra.

En estos casos, lo mejor es la ignorancia. No merece la pena debatir sobre cosas sin sentido.

me tomas por tonto

7 Que te hagan la pelota

Lo contrario a que te tomen por tonto es que se pasen echandote piropos. El caso es que hay mucha gente a la que esto no le molesta en absoluto, es más, les gusta.

Incluso hay estudios que demuestran que la gente que nos piropea, o nos adula, nos cae mejor, aún cuando sabemos que esos piropos no son del todo sinceros, sino que tienen una segunda intención detrás.

Es el claro ejemplo de los vendedores. A algunos se les nota mucho esa simpatía enlatada que proyectan.

Como he dicho hay muchas personas a las que les gusta este peloteo, (y es normal, estamos diseñados para que nos guste la gente que nos trata bien) pero he decidido ponerlo en la lista porque a mí particularmente me molesta mucho. Lo considero un rasgo de falsedad y me hace desconfiar de la persona que regala piropos a la gente sin merecerlos.

8 La falta de humildad

Precisamente en el post de la semana pasada hablé sobre las personas con complejo de superioridad y de inferioridad. Precisamente son los prepotentes los que caen mal (los otros no, pobreticos, no se meten con nadie).

Y es que a nadie le gusta sentirse inferior a otro. Incluso aunque lo sea. Ahí es donde entran en juego los mecanismos de defensa que protegen nuestro preciado ego (salvo en personas con una autoestima muy baja).

Cuando las personas desarrollan roles diferentes, como por ejemplo profesor-alumno, médico-paciente, policía-conductor, uno de ellos tiene más autoridad que otro, pero también en esos casos debe haber un respeto, cada uno desde su papel.

 

Conclusión. “No tomes pesambre”

Es probable que te afecten la mayoría de puntos del listado anterior, pero como cada persona es un mundo, tú debes averiguar cuáles de ellos son los que a ti más te molestan, y aprender a manejar la situación de la mejor forma posible.

La semana que viene voy a escribir la segunda parte que complementa este post, con consejos prácticos para que aprendas a manejar estos defectos de los demás, que todo el mundo tiene, y que no te afecten. ¡¡Para que no te enfades nuncaaaaa!!


 

¿Y a ti, hay algo que te moleste especialmente? ¿Qué conductas ves en los demás que te saquen de quicio? Deja un comentario.

Y recuerda que la semana que viene aprenderás a sobrellevar mejor todas estas conductas que la gente suele tener.

PD: ¡COMPARTE, COMPARTE, COMPARTE!

Si te gusta lo que lees en mi blog ¡SUSCRÍBETE!

Llévate gratis la "Guía Anti-conflictos" + el "Test: descubre tu personalidad".

Tendrás acceso a toda la información del blog.

100% libre de spam. Prometido.

Comparte:Share on Facebook4Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Jose

Autor del blog EstoyDeAcuerdo.net. Ambientólogo en paro, emprendedor y blogger. Mi meta es ganarme la vida trabajando en lo que me gusta.

6 Comments

  1. Weeee empecemos por la autocrítica: yo no suelo llegar tarde, más bien al contrario y he aquí un defecto. Mucha gente no considera defecto el llegar con antelación pero a algunas personas puede llegar a molestarles sin llegan a un sitio puntuales y la otra persona ya está esperando. Además, si uno se adelanta, pongamos 5 minutos y empieza a contar la llegada del otro a partir de ese momento y la otra persona se retrasa otros 5 minutos tendrá la impresión que el otro llega 10 minutos tarde. A mi en general no me molesta esperar (5, 7, 8 minutos) pero tampoco es plan anticiparse 15.
    Por otra parte otro defecto con el que me identifico (creo que a tod@s nos ha pasado) es en el 3. No digo en casos graves pero si en temas cotidianos (¿Dónde has puesto x cosa? ¿Fuiste tú la última persona que lo tuvo?…) aunque son de menor importancia que un tema digamos más grave, fastidia igualmente. Y yo he estado en los dos bandos (acusado y acusador) …
    A veces si te toman por tonto viene bien hacerse el tonto …
    De acuerdo en lo de hacer la pelota pero hay dos (pequeños) matices, creo yo: De pequeños (y de grandes) hacemos la pelota, aún a sabiendas del interlocutor que estamos practicando el peloteo pero este forma parte del juego (por ejemplo cuando somos pequeños y queremos algo (dinero, más tiempo para jugar …) se la hacemos a nuestros padres (les hacemos mimos, carantoñas…) y de grandes (a una pareja o en algunos casos a algún amigo) pero no de un modo digamos falso sino de tal manera que el otro participa del propio peloteo (no sé si está claro lo que quiero decir). El otro punto es el del comercio (cuando vas a comprar una prenda (por ejemplo,una camisa) dependiente te dirá cosas maravillosas (algunas realmente hermosas hasta el punto de pensar (si te gusta el chico o la chica que te atiende) ¿Habré ligado? pero bueno, forma parte de su trabajo. Si te dijera “puff, te queda fatal. Claro que con esa cara poquito puedes hacer hijo”. Tal vez no vendería sus productos. En fin, no sé…
    Felicidades por el post. Espero con ansia los consejos para evitar los defectos. Suerte.

    • Hola Fernando!!

      La verdad es que tu sí que llegas siempre pronto, no veo por qué eso puede ser un defecto. Lo malo es que tú llegues muy temprano y los demás lleguen algo o bastante tarde. Entonces el problema lo tienes tú, porque tendrás la sensación de que llevas mucho tiempo esperando. Por eso, lo ideal es tratar de cumplir con la hora fijada, y que todos estén donde tengan que estar a esa hora.

      Lo del punto 3, que te acusen sin tener la culpa, es un problema cuando no puedes demostrar y todos piensan que eres culpable. Ahí es importante la confianza que hayas sabido ganarte de los demás.

      Con respecto a hacer la pelota… bueno… todos somos un poco interesados, unos más y otros menos. Pero a mí me molestan ( y quizá sea un defecto mío) las personas que te hacen la pelota simplemente por que dar bien, y sobre todo cuando en ralidad no lo piensan. Para temas de menor importancia, como el ejemplo que pones del vendedor… bueno, no me sienta tan mal, y está claro que el dependiente se compoorta con excesiva amabilidad por su propio interés. Y seguro qeu así le irá mejor.

      Un abrazo.

    • Ya ves, tienes toda la razón Jose, es cierto que la gente llega tarde y hay gente de todo tipo, pero hay gente tiquismiquis que por 5 minutos ya te dicen jajaja.
      Saludos y ánimo jose, tu puedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *