17

Cómo convivir con personas de temperamento difícil

Comparte:Share on Facebook13Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

puñetazo con temperamento

Has estado toda la mañana con la cabeza embotada en clase.

Aunque ya falta poco para salir.

Además, tienes la tarde libre. Pero no tienes ganas de volver a casa.

Temes que otra vez vuelva a pasar…

Termina la clase más larga del día y, con desgana, te diriges a la parada del autobús. Por tu cabeza se cruza un pensamiento: “¿Qué encontraré al llegar a casa?

Tu propio subconsciente te da una respuesta que te pone triste.

Tras bajar del autobús, que te deja cerca de casa, te planteas caminar hacia cualquier otro lugar, pero sabes que debes ir a casa.

Y hacia allí te diriges.

Llegas a tu portería, subes las escaleras y ya desde fuera se escuchan los gritos. Piensas “¡ya están otra vez!”.

Miras a ambos lados del rellano por si te toca avergonzarte de nuevo ante la mirada de algún vecino, al menos hoy no hay nadie…

Al entrar a casa te vuelves a encontrar, otra vez, la escena que tanto dolor te produce…

Una pelea entre tus padres. Están descontrolados. Fuera de sí.

De nuevo, no sabes qué hacer…

No puedo hacer nada

 

A qué llamamos tener un temperamento difícil

La característica principal de las personas con un temperamento difícil es la pérdida de control sobre sus actos.

Puede ser hereditario y no suele estar condicionado por elementos externos.

Por supuesto, el comportarse de manera impulsiva o hacerlo más calmadamente, depende del entorno en el que te has criado: si desde pequeño, en tu familia, alguien ha vivido rodeado de peleas y de gritos, para ese niño, esos comportamientos son “lo normal”. Esa situación forma parte de su zona de confort, y llega incluso a estar incómodo si en algún momento ese tipo de comportamientos desaparecen o cambian por otros más tranquilos

 

Rasgos de personalidad de la gente con mal carácter

Las personas con un temperamento difícil y que pierden los estribos con facilidad, a menudo comparten algunos rasgos de su personalidad semejantes.

Aunque no todos ellos tienen por qué tenerlos todos sí que reúnen el mismo patrón:

Prepotencia

Muy frecuente.

La prepotencia está asociada a la baja autoestima. Es un mecanismo de defensa ante la posibilidad de verse por debajo de otra persona.

El hecho de sentirse inferiores a otro les produce malestar, y su forma de “evitaro” es mediante la agresividad, tratando de menospreciar a la otra persona para no sentirse menos que nadie.

Inmadurez

No se da en todos, pero sí suele ser bastante frecuente. Tienen rasgos propios de niños, como:

  • No asumir su responsabilidad
  • Buscar a otros para culpar de todo
  • No proponer soluciones
  • Quejarse por todo
  • Exigir que les solucionen sus problemas
  • Etc.

Pueden tener inmadurez debido a dos razones:

  1. Han sido sobreprotegidos en su infancia. Fueron niños “malcriados” y han tenido todo lo que han querido con solo exigirlo, y de mayores creen que todo debe seguir siendo así.
  2. O todo lo contrario, se han sentido desprotegidos en su infancia. Siempre han tenido baja autoestima debido a que se han sentido inferiores, y su forma de canalizarlo ha sido la ira.

Son maleducados

Las faltas de respeto son lo más frecuente en este tipo de personas. Es uno de los principales rasgos. Al no querer quedar nunca por debajo (prepotencia) recurren a los insultos y menosprecios.

Llegan a actuar de forma totalmente irracional y sin sentido alguno.

Son Impulsivos

Aunque la impulsividad no es exclusiva de las personas temperamentales, también suelen ser un rasgo frecuente en ellos.

(NOTA: me encantan los test, y he encontrado este para medir tu grado de impulsividad. Es muy sencillo y se hace en 2 minutos).

 

¿Cuál es el motivo de que exista gente conflictiva?

¿Por qué hay gente incapaz de controlar sus impulsos? ¿A caso forman parte de la naturaleza humana?

Bueno, en parte sí, aunque ese no es el tema que quiero tratar.

Viéndolo desde un punto de vista más racional, me viene a la cabeza el siguiente ejemplo:

Un niño llega a casa con un examen suspenso. Sus padres le preguntan el motivo de esa mala calificación. El niño les cuenta que la culpa es de su profesora, que le tiene manía. Aunque las notas de los demás niños son mejores, a él en concreto no le va a poner mejores notas nunca.

Los padres llegan a la conclusión de que el problema es de la profesora, sin apenas preguntarse si de verdad su hijo merecía esa nota. Ván a hablar con ella para pedirle explicaciones, y hacerla rectificar.

¿Qué puede pensar ese niño? Sabe que puede hacer lo que le dé la gana y que, encima, sus padres siempre se pondrán de su parte.

Muy probablemente acabará convirtiéndose en un pequeño dictador, capaz de manejar a los mayores a su antojo. Y de adulto seguramente tratará de salirse con la suya a base de peleas y menosprecios.

Estas actitudes, culpa clara de los padres, vienen a menudo, provocadas por las propias carencias de los padres, que quieren ganarse la aprobación de sus hijos concediéndoles todos lo caprichos.

Eso es un error.

Un padre, o una madre, tiene que ser eso: padre y madre. No amigos, no colegas, no proveedores de regalos, ropa y comida.

Amigos y compañeros tendrán muchos a lo largo de su vida, pero los padres solo van a ser ellos.

Y deben ser un ejemplo a seguir para sus hijos.

Porque desde pequeños es en ellos en quienes se fijan y a quienes imitan, y si lo ven débiles, esos niños de adultos seguirán siendo unos niñatos, con barba y calvos.

autoritario pelea

Se convertirán en esto

Cómo nos afectan los impulsivos según el grado de implicación

El trato continuado con personas que son incapaces de controlar sus impulsos, genera estrés en quienes les rodean.

Suele ser habitual incluso tener miedo a expresarnos libremente porque nunca sabes en qué momento va a estallar. O cuál será el detonante para una nueva exhibición de cólera.

En tu propio hogar

Este es el caso más complicado de llevar. Porque no nos queda otro remedio que convivir bajo el mismo techo con ese tipo de personas.

Además, suelen ser parte de nuestra familia más cercana, por lo que su comportamiento también nos duele de una manera especial, por el hecho de ver sufrir a seres queridos.

En el trabajo

Este es otro lugar en el que no tienes escapatoria, y, salvo que puedas permitirte cambiar de trabajo, que no suele ser habitual, no te queda otra que aguantar a “la bestia”.

Como siempre recomiendo en estos casos, lo ideal es no darle al susodicho la confianza necesaria para que estalle con nosotros.

Si nuestro trato con él o ella es mínimo, las probabilidades de sufrir su ira también serán mínimas.

Si en algún momento nos afecta, en ningún caso debemos callarnos, debemos dejarle claro de que esa no es manera de tratarte y de que no se lo vas a consentir.

No entres en su juego y te pongas a gritar tú también. Para él o ella las peleas son lo habitual, está en su terreno, por lo que tú debes llevarlo al tuyo, haciéndole ver que su forma de comportarse no es normal.

En algunos casos sentirá vergüenza y se calmará, en otros no, pero quedará retratado.

Esporádicamente grupo de amigos

Si en tu grupo de amigos hay alguien que a menudo pierde lo papeles con facilidad, o que quiere salirse con la suya por la fuerza te recomiendo dos cosas:

  1. Excluir del grupo a esa persona que tantos disgustos provoca.
  2. Si cuenta con apoyos de la mayoría, buscarte otro grupo de amigos. Puede parecer demasiado radical pero es lo mejor a largo plazo. No es necesario que rompas la relación de golpe, mientras buscas nuevas formas de relacionarte, mediante actividades por ejemplo, puedes continuar con tu anterior grupo tratando de distanciarte de la persona o personas más impulsivas.

Situación tensa con desconocidos

Debes actuar solo cuando la situación se vaya a tornar complicada. Normalmente la gente tiene sus propios problemas y son capaces de solucionarlos solos.

En cambio si presencias una situación de abuso grave sí debes actuar. En la medida de tus posibilidades

 

Qué hacer cuando alguien pierde los nervios

Un ejemplo muy clarificador de cómo hay que comportarse cuando alguien pierde el control lo tenemos en el programa Hermano Mayor.

Si conoces este programa te habrás dado cuenta de que en todos los casos, la forma de actuar de Pedro García Aguado era la misma:

  • Al principio se muestra al adolescente, muy violento. Se enfada con facilidad y hace la vida imposible a sus padres
  • Después entra en acción el Hermano Mayor acompañado de la familia del joven, tratando de pedir explicaciones ante esos comportamientos. Los adolescentes se niegan a aceptar ayuda
  • Más adelante, les graban en vídeo y les hacen conscientes de que su comportamiento no es normal. De que tienen un problema. Tratan de despertarles” y de hacerles sentirse  avergonzados por su comportamiento. Muestran el daño que hacen a sus padres y demás seres queridos
  • Por último, una vez que ha asimilado que debe cambiar, le muestran el camino mediante el ejemplo de otro joven que pasó por lo mismo, y que logró superarlo
  • Al final se derrumba y empieza a colaborar, hasta superar su problema.

Es un proceso largo y complicado.

Es cierto que el programa muestra casos extremos de jóvenes enormemente violentos y perdidos en la vida.

 

Pasos a seguir ante personas temperamentales

Estos son algunos consejos sencillos que puedes poner en práctica cuando te encuentres con personas de temperamento difícil para tratar de minimizar los efectos de sus arrebatos. Puedes llevarlos a cabo como un plan o metodología a seguir:

  • Mantente calmado: Aunque parezca una obviedad, , la típica técnica de contar hasta 10 antes de decir algo inapropiado te puede ayudar.
  • No des pie a que te conteste: ten en cuenta que las personas impulsivas siempre están a la defensiva. Están deseando tener un motivo para “saltar”, por lo que es conveniente no ponérselo fácil.
  • No entres en su juego: Intentará a menudo hacerte parte de la pelea, tu mantente impasible.
  • Piensa si es mejor responder o callarte: A menudo es mejor darle la razón a quien quiere que se la des, en vez de tratar de hacerle entrar en razón. Ya que discutir con un idiota no suele ser buena idea, o si no mira el video:

  • Escucha sus ataques de ira en silencio: Para que se descargue y se quede sin nada que decir. De nada sirve contradecirlo en pleno ataque de furia, porque no entrará en razón.
  • Háblale con un tono de voz bajo y sosegado: Eso hará que la persona enfadada tenga que bajar su tono de voz si quiere escucharte.
  • Ignora  en la medida de lo posible las agresiones hirientes: Aunque lo que busca es hacer daño, trata de relativizar sus palabras. Y no le des más importancia de la que tienen.

 

Conclusión

La convivencia con personas de temperamento fuerte puede llegar a ser realmente dura.

Con este artículo he tratado de describir qué es tener temperamento difícil.

También mostrar cuáles son los rasgos de la personalidad de la gente con temperamento, así como el grado de implicación que nos supone tratar con ellos, según donde nos veamos expuestos a tratar con estas personas, y también según el grado de cercanía que tengamos con ellas.

Y para terminar unos sencillos consejos sobre qué hacer cuando alguien pierde los nervios.

Para terminar te dejo este video de César Lozano donde explica, en 5 minutos, cómo tratar con gente difícil e insoportable.


Te habrás dado cuenta de que el tono con el que está escrito el artículo de hoy no tiene nada de humor.

Si eres lector habitual, te habrá sorprendido. Pero también me gusta tratar ciertos temas con algo más de seriedad.

Y hoy era el día.

Porque en la vida no solo las mal denominadas emociones “positivas” son importantes. Todas lo son. Y todas son necesarias.

Aunque no será la tónica habitual, no te preocupes.


 

 

Si quieres aportar algo más a este tema, no dudes en dejar un comentario.

Comparte en redes sociales si lo has leído hasta el final. 🙂

¿Sueles tratar a menudo con este tipo de personas? ¿Cómo lo llevas?

Si te gusta lo que lees en mi blog ¡SUSCRÍBETE!

Llévate gratis la "Guía Anti-conflictos" + el "Test: descubre tu personalidad".

Tendrás acceso a toda la información del blog.

100% libre de spam. Prometido.

Comparte:Share on Facebook13Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Jose

Autor del blog EstoyDeAcuerdo.net. Ambientólogo en paro, emprendedor y blogger. Mi meta es ganarme la vida trabajando en lo que me gusta.

17 Comments

  1. Felicidades por el post, es cierto que es más serio de lo habitual pero no lo es menos que el tema es importante, todos creo que nos hemos encontrado en alguna ocasión con personas de trato difícil y bueno, cuesta mucho (mucho, mucho, mucho …) y la sensación de miedo (pánico, temor, “respeto”… ) que describes es tan real …
    Muy bueno de vídeo de discutir con un idiota …

    • Así es Fernando, las personas de trato deifícil abundan, por eso es importante estar preparado para tratar con ellas.

  2. Me encantó el artículo, José.

    A veces es más difícil de lo que parece. Es cuestión de empezar a conocerse a uno mismo, conocer sus propios valores, para cuando nos topamos con personas así (en mi vida siempre hubo gente impulsiva), sepamos controlarnos y manejar la situación sin entrar en el conflicto. Un abrazo

    • Hola Fede,

      Yo también creo que conocerse a uno mismo es básico. Tanto para tratar con los demás como para el resto de facetas de la vida: buscar trabajo, ocio…

  3. Que buen post José, tuve una amiga con la que conviví hace tiempo (estudiaba en la universidad), que son los mejores años…. (Aunque con ella se me hizo dificil). Ella era como tu dices, muy impulsiva y con nada la liaba, al final corté la relación con ella y ya no sé nada de ella. Todas estabamos harta de ella….. Era de esperar, en cuanto podía ya estaba discutiendo con alguien, era increible.
    José ánimo, me encanta tu post.

    • Pues tal como dices, cortar la relación con gente así es lo mejor. Seguro que te has quedado descansando ¿a que sí?
      El problema de este tipo de gente (y en general nos pasa a todos) es que no cambian. En general la gente no cambia, y, o bien te adaptas a ellos, o te alejas.

      • Que si me quede descansando, jajajajja.
        Fue mucho más, una sensación de no se como explicarlo. Si, ya sé, una sensación muy placentera…. No me rallaría más, no más discusiones, no más peleas,….. Ese placer de alivio…. Me quede muy descansada y relajada, sabía que nunca más me pasaría eso. Por eso es bueno conocer muy bien a las personas, sobre todo si vas a vivir con ellas.
        Saludos.

  4. Gracias, muy buen post… Para mi es más complicado cortar con la relación, por que se trata de mi esposo, es una persona completamente difícil, tiene todas las características que tu mencionaste… A veces quiero dejarlo pero otras veces no… Ya llevamos 12 años pero aún no me acostumbro a su temperamento ?

  5. mihija tiene un temperamento difícil, no sé lidiar con ella, y tampoco puedo romper lazos es la única que tengo

  6. Mi marido tambien es asi. Tiene una mala leche insoportable. Que se puede hacer si no te atreves a dejarlo?.

    • Hola Pilar.

      Lo ideal en el caso de que hayas llegado a un punto donde la convivencia es insoportable y no te hace feliz, es dejar a tu marido.

      Entiendo que tomar esa decisión no es nada fácil y que probablemente ahora mismo no estés preparada para hacerlo.
      En ese caso procura evitar todo tipo de conflictos, y hacer del ambiente doméstico un lugar más confortable y tranquilo, así evitarás que su mala leche salga a relucir. Si las cosas continúan mal deberías ir planteándote tomar una decisión más drástica como la que te he sugerido más arriba. Busca el apoyo de tus seres queridos para que tu relación con tu marido no acabe dañando tu autoestima.

      Espero que todo te vaya bien.

      Un abrazo.

  7. Hola buen post, en mi caso es mi madre, tiene carácter , igual es alegre que depre o colerica. Tengo una edad e intentó mediar mucho con ella, a veces cede otras no, pero para cualquier cambio o ajuste en nuestras vidas es discutir, y discutir..es egoísta y se que la vejez acompañada de una economía algo justa hace que esto incremente..pero si no me plantó a veces me come terreno, y estoy con mis problemas, los suyos, sus alquileres, la casa, la comida..etc..que no tengo vida, y no lo entiende, es como una esponja..Y como anda mal de la espalda es una espada de Damocles..¿ Ahora la vas a dejar sola? No es fácil..y me consume mucha fuerza y energía..y lo peor es q no se da cuenta. Deberían inventar una píldora para la calma y el sentido común.. estoy por llevarla a un psicólogo pero me dirá q la loca soy yo..mis hermanos hacen su vida y pasan un poco, tan poco veo justo que me haya caído a mi la carga..ni que arrinconemos ancianos , pero no se como hacerlo ya y tener una convivencia medio normal

    • Hola Mara.

      Cuidar a un familiar que tiene mal carácter es un cargo que puede hacerse insoportable en algunos casos. El tuyo, como el de mucha otra gente, es un caso difícil porque se mezclan sentimientos. Por un lado está el bienestar de tu madre, a quien quieres y por quien lo das todo para que esté lo mejor posible. Además hay que sumarle el hecho de que tiene mucho temperamento y paga contigo todas sus frustraciones, además de no agradecer todo lo que haces por ella. Y por otro lado están tus propios sentimientos de malestar, por no poder vivir como a ti te gustaría por el cargo que “te ha tocado”.
      La pregunta del millón es ¿qué hacer entonces? Difícil respuesta. Lo primero es pedir ayuda. No es justo ni saludable para ti cargar sola con el cuidado de tu madre. Lo único que conseguirás será enfermar tú misma. La ansiedad y la depresión son muy frecuentes en cuidadores que tienen a su cargo a personas con problemas físicos y psicológicos. Lo segundo, sería que tu madre recibiese algún tipo de tratamiento para controlar su carácter. Si no consigues hacer que vaya a un psicólogo en este momento, que sería lo ideal, Pide la colaboración de algún familiar o persona cercana a la que ella respete para que la ayude a mantener la calma y a asimilar su situación.

      PD: Si existiera la píldora del sentido común, yo mismo compraría varias cajas y se las iría repartiendo a más de uno jaja, espero que algún día la inventen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *