2

Las 4 personalidades más complicadas (cómo lidiar con ellas)

Comparte:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

personalidades complicadas

Hoy de nuevo toca publicar un artículo de invitado. Tenemos de visita nuevamente en el blog a Edith Gómez de Gananci. Edith ya nos habló en su último artículo, en junio del año pasado, sobre los 10 hábitos comunes de las personas con rasgos autodestructivos.

En esta ocasión viene a hablarnos sobre la personalidad. En concreto sobre las personas que tienen una personalidad complicada y con las que es muy difícil tratar.

Además, como siempre trato de ser aportar contenido útil y aplicable, también tendrás algunas nociones sobre como lidar con ellas, para que tu día a día sea más feliz.

 

+++

 

Vivimos en un mundo de muchos matices, similitudes y diferencias, que nos distingue, mucho o poco, de otros individuos. Todos tenemos nuestras personalidades, cualidades, actitudes propias que nos hacen quienes somos, y a menudo nos encontramos – o más bien chocamos – con personas totalmente diferentes a nosotros, con actitudes y personalidades totalmente lejanas a las de nosotros. En un principio dije “en un mundo”, y es que esto ocurre en todas las áreas de nuestras vidas: en el trabajo, en la relaciones de amigos y de pareja, en la calle, etc.

Estos choques de personalidades muchas veces nos llevan a realizar una autoevaluación y nos preguntamos si realmente nosotros estamos del lado correcto y empezamos a cuestionar nuestra posible responsabilidad en el asunto. Lidiar con una personalidad complicada no es fácil, y puede hacer que la otra persona se replantee si ella es la del problema.

Con frecuencia nos encontramos en estas situaciones – poco agradables, la verdad – con individuos que más allá de una “personalidad difícil” tienen un trastorno de personalidad, las cuales son un grupo de afecciones psiquiátricas en las cuales los comportamientos, emociones y pensamientos prolongados (crónicos) de una persona son muy diferentes a las expectativas de su cultura y causan serios problemas con las relaciones interpersonales.

Todos tenemos nuestra manera de reaccionar ante este tipo de personalidades, unos más pasivos que otros, pero confrontarlo en un entorno laboral podría ser uno de las situaciones más complicadas. Imagínate un jefe hostil, no podemos simplemente evitarlo – por eso muchos se plantean ser su propio jefe. O por el contrario, no podemos simplemente darle un jalón de orejas a ese compañero poco colaborativo de la oficina. Cuando nos encontramos ante individuos son problemas de personalidad, es importante mantener la calma y tener un accionar acorde a las mejores prácticas, de esta forma nos aseguramos que el asunto no se salga de las manos.

1. Desorden de personalidad narcisista.

El trastorno de personalidad narcisista es un trastorno mental por el cual las personas tienen un sentido desmesurado de su propia importancia, una necesidad profunda de admiración y una carencia de empatía por otras personas. Sin embargo, detrás de esa máscara de ultra seguridad, hay una autoestima frágil que es vulnerable a la crítica más leve.

Un trastorno de personalidad narcisista causa problemas en muchas áreas de la vida, como en las relaciones, el trabajo, la escuela o los asuntos económicos. En general, es posible que te sientas infeliz y decepcionado cuando no te hacen favores especiales o no te dan la admiración que crees que mereces. Es posible que otras personas no disfruten de tu compañía, por lo que puedes sentir que tus relaciones son poco satisfactorias.

En ese sentido, del grado de importancia que se dan ellos mismos, pero con un trasfondo totalmente diferente y frágil, es importante que se tomen en cuenta todos aquellos aportes y acciones positivas. Ya sea un jefe o un compañero de trabajo, elogiarlos siempre que sea posible, tanto en público como en privado, será una forma de apaciguar su trastorno.

2. Trastorno de la personalidad dependiente.

Los individuos con este trastorno a menudo se caracterizan por el pesimismo y la inseguridad, tienden a empequeñecer sus logros y habilidades, y pueden referirse constantemente a sí mismos como “tontos”. Toman las críticas y la desaprobación como prueba de su poco valor y pierden la fe en sí mismos. Pueden buscar la sobreprotección y dominancia de otros. En el trabajo, su desenvolvimiento se puede ver muy afectado cuando se requiere de iniciativa propia. Estos individuos tienen miedo a estar solos, le temen a la soledad, tienen dificultades para tomar decisiones y siempre están en busca de la aprobación externa.

Si tienes a cargo un individuo con estas características, tu tarea deberá estar enfocada en su propio empoderamiento. Es bueno que la inclusión de nuevas responsabilidades ocurra un poco fuera de su “zona cómoda”. Conmemora cada uno de sus logros, y se amable y tolerante cuando llegue el momento de criticar o guiar. Una vez que tu empleado se siente más seguro de sí mismo y de sus capacidades laborales, es importante definir las expectativas y su propia confianza. Para ello puedes optar por reuniones semanales o conversaciones periódicas donde tengan la posibilidad de ponerse al tanto de los asuntos pertinentes y resolución de inconvenientes.

3. Trastorno de personalidad histriónica.

Se suele decir que alguien tiene una personalidad histriónica cuando su comportamiento presenta patrones de teatralidad, dramatización y, en definitiva, de acciones y actitudes que buscan llamar la atención de los demás.

Con el objetivo de lograr centrar la atención de las personas que les rodean, es habitual que los individuos con tendencia al histrionismo pueden usar estrategias como la seducción o el victimismo.

Las personas con personalidad histriónica son altamente sugestionables, y a menudo confunden las relaciones personales con las profesionales. En ese sentido, es importante determinar de forma clara y amable los límites. Orienta en cuanto a la vestimenta y comportamientos adecuados dentro del ambiente laboral, y elogia el éxito que puede tener siguiendo estas reglas.

No caigas en ningún tipo de seducción de su parte, ya que son personas que tienden a usar la atracción. Son individuos que viven en un vaivén de emociones y sentimientos, por lo que no dejarte llevar cuando te relaciones con este tipo de personalidades. Se firme y claro con los limites.

4. Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad.

La característica principal del TOC es la ansiedad que lleva de base, la que se refleja en obsesiones o compulsiones. Son comunes los rituales obsesivos tales como lavarse las manos de forma repetitiva, evitar pisar las líneas entre las baldosas, revisar constantemente si la llave del gas está cortada o si las puertas están bien cerradas en la casa. Un buen ejemplo de este tipo de conductas se pueden observar en varias películas, como Mejor Imposible, que tiene a Jack Nicholson como protagonista, o en el personaje de Sheldon, personaje de la famosa serie The Big Bang Theory.

Las obsesiones incluso pueden no ser acciones físicas con el entorno, sino que también pueden ser ejercicios mentales, como por ejemplo pensar repetitivamente en ciertas palabras o sonidos, o evitar pensar en ciertos temas porque son de carácter inmoral como por ejemplo la sexualidad o el asesinato (lo cual provoca el efecto contrario, que consiste en sobre pensar en esos temas). Pueden existir también temores obsesivos como la idea de poder hacerles daño a los demás o la idea constante de estar ante un daño inminente (una catástrofe por ejemplo).

Sabemos que el perfeccionismo muchas veces está ligado al éxito. Ya que estos individuos suelen estar muy metidos con sus responsabilidades laborales, tienden a dejar de lado otros aspectos importantes que pueden afectar su propio bienestar. Anímales a tomar vacaciones o descansos de forma que se pueda evitar el agotamiento.

 

+++

 

Interesante el tema ¿verdad? Seguro que te has topado con demasiada frecuencia con gente así. ¿Cómo has lidiado con ellos/as? ¿Has salido victorioso o te han vencido?

Cuéntame tu experiencia en los comentarios.

Si te gusta lo que lees en mi blog ¡SUSCRÍBETE!

Llévate gratis la "Guía Anti-conflictos" + el "Test: descubre tu personalidad".

Tendrás acceso a toda la información del blog.

100% libre de spam. Prometido.

Comparte:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Jose

Autor del blog EstoyDeAcuerdo.net. Ambientólogo en paro, emprendedor y blogger. Mi meta es ganarme la vida trabajando en lo que me gusta.

2 Comments

  1. Hola José, gracias por la invitación. Me ha parecido muy interesante el artículo. Yo creo que tengo algunas de las características que describe Edith, exceptuando la de narcisista soy en alguna medida dependiente, histriónico u obsesivo compulsivo aunque sólo en pequeños rasgos.
    Mucha suerte con el blog y esperamos tu vuelta.

    • Hola Fernando.

      Es normal tener algo de los rasgos que se describen en el artículo. Lo importante es que no sea en unas dosis demasiado altas, para que no te den problemas.

      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *