4

“¿Por qué todo el mundo es estúpido menos yo?”

Comparte:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

caballo relincha

Que todo el mundo haga algo no quiere decir que ese algo sea lo correcto.

  • Por ejemplo, en los siglos XVIII y XIX en Estados Unidos se practicó la esclavitud, y era aceptada por la mayoría de la población libre. Incluso quienes no podían “pagarse” unos esclavos lo consideraban lógico. Pero no era justo, no era lo correcto.
  • A principios del siglo XX, en España las mujeres aún no tenían derecho al voto; eso era lo normal en esa época. Pero no era justo, no era lo correcto.
  • En 1933 Adolf Hitler se proclamó canciller imperial, lo que le permitió asumir el mando supremo del estado Alemán, que posteriormente posibilitó el genocidio Nazi. Esto fue posible gracias al respaldo de la mayor parte del pueblo germano. Pero no era justo, no era lo correcto.

Siempre tienes que tener la capacidad de analizar la situación tratando de dejar a un lado los paradigmas que los demás (la sociedad, la religión, incluso tu propia familia) tienen como correctos.

Hoy en día siguen sucediendo hechos que no son “lo correcto”, que no son “justos”, y que aún tenemos que cambiar. Aunque por desgracia siempre va a haber cosas que se van a hacer mal.

Por el hecho de que mucha gente haga algo de una manera no quiere decir que esa manera sea la mejor, la más correcta o la más justa.

Otra cosa, que puede parecer lo mismo, pero que es diferente, es que cuando haces algo de una forma determinada y no obtienes buenos resultados, y la mayoría de gente que lo hace de otra manera y sí obtiene buenos resultados, es muy probable que ellos lleven razón y tu no.

Sobre todo cuando te suele ir mal en algo una y otra vez.

“Vale Jose, tenemos que pensar por nosotros mismos,¿ pero tenemos que hacer lo que hace la mayoría o no? A ver si te aclaras.”

Voy a intentar explicarlo.

Una cosa es:

  • Que la mayoría de gente haga “A”, no quiere decir que “A” esté necesariamente bien. Puede estar bien como la democracia, o mal, como los ejemplos de arriba.

Otra cosa es:

  • Cuando tú haces “A” una y otra vez y no te suele ir muy bien, y la mayoría hace “B” y le va mejor que a ti, lo más inteligente sería dejar de hacer “A” y probar a hacer “B”.

Quizá los antiguos esclavistas, sexistas, o genocidas no debieron hacerlo, pero tú sí deberías prestar más atención a las mayorías cuando te vayan mal las cosas.

El problema es que te piensas que es la gente la que actúa mal, y no tú.

¿Alguna vez te has preguntado por qué te pasan siempre las mismas cosas malas una y otra vez?

  • ¿Por qué nunca me cogen en las entrevistas de trabajo?
  • ¿Por qué no consigo echarme novia si quedo con mil chicas a la semana?
  • ¿Por qué, aunque tengo mucha facilidad para conocer gente, me duran tan poco los amigos, y además todos resultan ser unos cabrones “bordes” y desagradecidos?
  • ¿Por qué algunas personas son tan superficiales y me tratan tan mal?

Y pensarás “qué mala suerte”, “siempre a mí”, “pero qué estúpido es todo el mundo”…

¿Acaso es mala suerte? Y yo te pregunto: ¿si siempre te pasa eso a ti, no es posible que el estúpido sea tú y no los demás?

El error de repetir siempre los mismos errores

Homer Simpson idiota

Ponte en esta situación hipotética, aunque la veo con bastante frecuencia:

Os presento a Margarita. Margarita es una chica de 25 años que acaba de terminar su carrera. A Margarita le va más o menos bien en su vida en general. Tiene un buen novio, una familia cariñosa y tiene buenas expectativas para encontrar trabajo (increíble pero cierto, al menos en esta situación hipotética).

Pero echa en falta tener un grupo de amigos en el que se sienta integrada y cómoda. Que se sienta querida por ellos y a quienes ella también tenga verdadero cariño.

Cuando era más joven tenía a su grupo de amigos del colegio.

Margarita siempre proponía planes. Se implicaba. Pero los demás nunca le hacían caso, siempre acababan haciendo lo que proponían otros, y eso a Margarita le molestaba mucho. Cuanto más se repetía esta situación, más se hartaba Margarita. Echaba en cara a los demás que no le hicieran caso, además empezaba a criticar a quienes consideraba sus rivales dentro del grupo de amigos, y daba malas contestaciones. Margarita se había convertido en una antipática, en una estúpida. Sus amigos aunque la apreciaban, se iban cansando cada vez más de ella, e inevitablemente se iban distanciando porque Margarita solo creaba “malos rollos”. Hasta que Margarita acabó explotando y los mandó a todos al carajo.

Chica enfadada

Margarita  justo en el momento en que se quedó sin amigos

Margarita no entendía qué había pasado, ¿cómo habían llegado a esa situación? ¿Por qué han cambiado todos tanto? Llega a la conclusión de que los demás son hipócritas. Cree que le faltan al respeto y la tratan mal sin que ella haga nada malo.

Más adelante Margarita se esforzó por conocer, a otro grupo de amigos (la vida siempre da segundas oportunidades). Lo que vivió con ellos fue parecido a lo sucedido con su anterior grupo:

Al principio todo muy bien; todos eran muy majos.

Luego Margarita empezó a tomarle manía a algunos amigos del grupo.

Luego ellos respondieron; empieza el conflicto. Primeros recelos,” malos rollos”, críticas, enfados…

Discusiones, peleas …y RUPTURA.

La conclusión de Margarita esta vez es que tiene mala suerte y solo da con “gente falsa que no la aprecia”.

Pero al poco tiempo paca encontró un nuevo grupo con el que volvió a conecta.

Al principio todo bien; todos eran muy majos… pero… bueno, no hace falta que te cuente cómo va a acabar Margarita.

¿A qué conclusión llegamos?

Lo que quiero hacerte ver con esta historieta, es que hay mucha gente que es “estúpida” y que no lo sabe. Realmente no tienen la inteligencia emocional necesaria para darse cuenta de qué es lo que pasa.
Pueden darse 2 casos:

  1. Que la persona realmente no sea muy inteligente y no se dé cuenta de que es ella misma la que está cometiendo una y otra vez los mismos errores, y por lo tanto los va a seguir cometiendo eternamente.
  2. Qué sí sea una persona más consciente, pero que sea demasiado orgullosa para reconocerlos, y no tenga la humildad de cambiar su actitud; o bien que carezca de habilidades para remediarlo.

En cualquier caso, ahora que ya has leído la historia de Margarita, (que se puede aplicar a cualquier otro ámbito en el que repetidamente te vayan mal las cosas), te voy a dar una estrategia para que identifiques en qué fallas y cómo puedes mejorarlo, para que no sea un “estúpido”.

4 consejos para dejar de repetir siempre los mismos errores

1. Identifica cuál es el problema

Primero de todo, tienes que saber en qué es en lo que fallas y cuál quieres que sea el resultado que obtengas.

Por ejemplo, si quieres encontrar trabajo en tu sector, para el cual sabes que estás más que cualificado, y no paras de hacer entrevistas de trabajo ¿Cuál puede ser el problema? (qué no hay trabajo, estamos en España) vale estoy de acuerdo, pero quizá tengas algunos puntos débiles como:

  • Ponerte demasiado nervioso en las entrevistas.
  • No explicarte bien.
  • No saber “venderte “bien a sus ojos, no expresarte bien.

No tienen por qué ser estos. Debes identificar los tuyos para saber qué falla.

2. Piensa qué cambios deberías hacer

Como dijo Albert Einstein: “Si buscas resultados distintos no hagas siempre las mismas cosas”.

Albert Einstein no hagas siempre lo mismo

Albert Einstein y su frase.

Si cuando pones tostadas en la tostadora durante un minuto salen quemadas, no vuelvas a poner las siguientes otro minuto. Es de lógica.

Sin embargo con los temas emocionales y de relaciones no es tan sencillo. Tenemos tan profundamente instaladas algunas costumbres que no somos capaces de darnos cuenta de que no sirven.

Casi por inercia seguimos haciendo las cosas como siempre porque cambiar implica salir de nuestra zona de confort. Y eso es más difícil que reducir el tiempo en la tostadora.

Pero es imprescindible empezar a hacerlo.

Puedes comenzar por tareas que te resulten más fáciles e ir subiendo poco a poco.

3. Busca la mejor manera de hacerlo

Una de las mejores formas es fijándote en cómo lo hacen las personas que tienen éxito. Encuentra a alguien que ya consiga los resultados que tú quieres obtener y fíjate en cómo realiza el proceso. Imítale, ¡cópiale si hace falta!

Si quieres ligar y cuando sales a la discoteca hablas con 20 chicas y todas te dan calabazas, mientras que un amigo tuyo habla con 5 y con sigue 4 números de teléfono… quizá deberías aprender un poco de ¿él no crees?

4. Practica

Nadie nace enseñado. La práctica es la que te va a hacer dominar cualquier materia. Sea lo que sea lo que quieras mejorar, ¡practica!

Conclusión

Así que a partir de ahora cuando algo te vaya mal y no entiendas por qué:

  • Identifica
  • Piensa
  • Mejora
  • Practica

Una sencilla estrategia de 4 pasos que te puede ayudar a mejorar tus relaciones.

Y recuerda, lo que no debes decir a las personas con las que tengas desavenencias, es esto, porque no es nada asertivo. Hay formas más inteligentes de solucionar los problemas.


Ahora te toca contarme si ves casos como el de Margarita con frecuencia. ¿Conoces a muchos estúpidos? ¿Eres tú uno de ellos? Cuéntamelo en los comentarios.

Si tienes muchos amigos estúpidos, ayúdales y comparte este post en tus redes sociales para que lo vean.

Si te gusta lo que lees en mi blog ¡SUSCRÍBETE!

Llévate gratis la "Guía Anti-conflictos" + el "Test: descubre tu personalidad".

Tendrás acceso a toda la información del blog.

100% libre de spam. Prometido.

Comparte:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Jose

Autor del blog EstoyDeAcuerdo.net. Ambientólogo en paro, emprendedor y blogger. Mi meta es ganarme la vida trabajando en lo que me gusta.

4 Comments

  1. Weee soy estúpido en el sentido de equivocarme muchas veces y volver a intentar el mismo camino “cáspita. ¿Por qué he vuelto a tropezar? Por la gente me he encontrado a más gente buena que mala ..
    Fantástica la foto del caballo …
    Por cierto unas frases de un autor que me gusta y creo que pueden servir:
    No uses el no poder mover una montaña como excusa para no escalarla.
    Aléjate de quien no crea que el lunes es un camino hacia el nirvana.
    El odio es una escalera de una sola dirección. Te baja al sótano pero no puedes volver a subir.
    Equivocarse es el premio de quien quiere aprender de su error.
    Si te das la vuelta para mirar lo que abandonas puedes estrellarte contra lo que ibas a buscar.
    Suerteeeee

    • Hola Fernando.

      Equivocarnos, nos equivocamos todos, es inevitable. Lo que hay que hacer es aprender de los errores. Si no la vida sería como la peli “El día de la marmota“, y el protagonista casi se vuelve loco…

      Por cierto la peli es buenísima.

  2. Weee siiii a mi me encanta la película sobre todo cuando intenta suicidarse de diversas maneras pero nunca llega a morir …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *