6

8 soluciones para que nadie te haga enfadar (2/2)

Comparte:Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

soluciones para que nadie te haga enfadar

En el post de la semana pasada hablé sobre las 8 principales actitudes que enfadan a la gente.

El enfado se define como:

Un sentimiento de disgusto y mala disposición hacia una persona o cosa, generalmente a causa de algo que contraría o perjudica.

O sea, que cuando algo no nos gusta, o perjudica nuestros planes, nos enfadamos. Visto así, lo raro es no enfadarnos más.

 

Me enfado y no respiro

Ahora toca hablar sobre qué hacer para evitar que las malas conductas de los demás nos afecten.

No tenemos por qué enfadarnos por errores o faltas de consideración de los demás. Pero no podemos controlar lo que hace el resto de la gente. Solo podemos controlar nuestras acciones, así como la forma con la que reaccionamos ante el comportamiento de los demás.

De entre los muchísimos defectos que nos hacen enfadar, escogí 8, que suelen molestar especialmente:

  1. Llegar tarde
  2. Que te hablen de malas formas
  3. Que te acusen sin tener la culpa
  4. Que no tengan en cuenta tu opinión
  5. Que no te digan lo que de verdad piensan u opinan
  6. Tomarte por tonto
  7. Que te hagan la pelota
  8. La falta de humildad (o que te traten con prepotencia y/o desprecio)

Ahora lo que quiero es que aprendas algunos trucos y técnicas para que estos defectos de los demás, no te afecten. O que te afecten lo mínimo posible.

Como ya dije en este post, el veneno es la dosis.

¿Esto qué quiere decir? Lo que quiere decir, es que todo el mundo tiene algo que nos molesta, y que es cuestión de tiempo que se nos note.

  • ¿No te ha pasado alguna vez, que en tu día a día toda va bien con tu padres, pero cuando vais de viaje aumentan las disputas?
  • ¿O con tu grupo de amigos, cuando decidís hacer algo distinto a lo habitual (por ejemplo un acontecimiento con gente nueva, o de nuevo, un viaje (“los viajes”, esa fuente inagotable de conflictos) nunca parecéis estar de acuerdo?

Esto se debe precisamente a estas sutiles punzadas de la mente, que te activan la parte del cerebro destinada al enfado, y que salen a la luz cuando sales de tu zona de confort y te toca lidiar con situaciones a las que no estás acostumbrado.

Estas situaciones te generan estrés o te asustan. O quizá simplemente debes tomar muchas decisiones (que es agotador para el cerebro, o “negociar” frecuentemente para llegar a acuerdos (que no siempre es fácil).

Por eso, cuando haces cosas que se salen de tu rutina, son más frecuentes los enfados.

 

Cómo solucionar un conflicto

Para solucionar tanto una pelea de dimensiones épicas como un simple conflicto de intereses, solo pueden suceder 3 cosas:

  • Que ceda una de las partes
  • Que ceda la otra
  • Que cedan ambas

Claro está, que esta “cesión” debe ser voluntaria, si no, no es conflicto, es abuso de quien tiene el poder sobre el que no lo tiene, (como el pobre niño de la foto de arriba, que como es pequeño y “mono”, su madre le obliga a hacerse fotos).

Lo ideal es que ambas partes pongan de su parte y lleguen a un acuerdo.

 

Soluciones a estos comportamientos

En este post tocaba buscar soluciones.

La semana pasada elegí una lista determinada de actitudes que enfadan a la gente. Son solamente algunos ejemplos que a mí me parecen relevantes y que cabrean mucho cuando se presentan. Como es lógico, hay muchos más motivos por los que uno se puede enfadar. Algunos mucho más graves que los de esta lista. Pero me han parecido ejemplos cotidianos, y que suceden en todos los ámbitos.

solución contra el enfado

“¡Con críos, ni a misa!”

 

Cómo solucionar las desavenencias

Más abajo he puesto la misma lista de malas actitudes que enfadan a la gente de la semana pasada. Si pinchas en el enlace verás una breve explicación de cada una y el motivo por el que son tan puñeteras.

Así que ahora voy a comentar cómo comportarte cuando eres víctima de alguna de ellas.

¿Qué hago cuando otra persona…?

1 Llega tarde

Cuando quedas con alguien que con frecuencia se retrasa, debes actuar de la siguiente manera:

Primero, déjale bien claro que no te gusta que se retrase porque te hace perder el tiempo. Es importante que se lo digas porque si no, la otra persona no será consciente de que hay un problema. No es broma, no puedes enfadarte con alguien por algo, si no le has avisado antes de que te molesta. Déjalo muy claro.

Una vez que sabe que te molesta, si se retrasa, pregúntale por qué se ha retrasado. Quizá tenga un buen motivo. Si no tiene un buen motivo, y  simplemente se ha organizado mal, dile que las siguientes veces esperarás 15 minutos y si no llega en ese tiempo, te irás sin él o ella.

Y si de verdad se vuelve a retrasar 15 minutos el siguiente día, debes irte de verdad. Debes estar dispuesto a hacerlo.

Por ejemplo si habéis quedado para ir de compras, te vas de compras solo. Si habéis quedado para cenar, empiezas a cenar solo. Lo que sea.

Puedes pensar que es muy drástico, pero es efectivo, y sobre todo, es justo.

Esta manera de actuar la recomienda mi amigo Álvaro Tineo. Ha escrito varios libros y cursos sobre juego interno y relaciones que son la leche, me volví adicto a ellos.

2 Me te habla con malas formas

Cuando alguien se dirija a ti de mala manera es cuando tienes que poner en marcha todo tu arsenal de asertividad.

Ten muy claro que las faltas de respeto son intolerables y debes cortarlas de raíz.

Ejemplo: Estás con un amigo tuyo, que no ha tenido un buen día. Estáis buscando un sitio para comer juntos. Tú propones un par de sitios y, sin venir a cuento, te dice con desprecio algo como:

“¡Deja de proponer tonterías y vamos ya a algún sitio decente!”.

En un caso como ese, en el que sin motivo, te han hablado mal puedes decir algo como:

“Oye, Juanito, estoy tratando de ayudar, te agradecería que me hablases con más respeto”.

En la mayoría de los casos, con algo como eso sería suficiente para que la otra persona, (Juanito), se diera cuenta de que no puede contestar así.

Algo que debes evitar es responder enfadándote, o echarle en cara que tiene un mal día y que no la pague contigo (aunque lo justo es que no lo pague contigo) porque eso solo aumentaría el conflicto. Es muy importante que mantengas la calma mientras contestas.

3 Me acusa sin tener la culpa

En este caso lo que debes hacer es defenderte con uñas  y dientes.

Teniendo en cuenta que de verdad eres inocente, pueden darse 2 casos:

  • 1 que puedas demostrarlo.

En este caso es fácil, aporta las pruebas necesarias que demuestren que demuestren tu inocencia.

Por ejemplo:

Te acusan de haber estropeado la impresora de la empresa, y tú puedes demostrar que estabas fuera el día que se rompió.

Perfecto, estás libre…

  • 2 que no puedas demostrarlo

Aquí la cosa es más difícil. En este caso tu credibilidad dependerá de la reputación que te hayas ganado en el pasado.

Siguiendo con el caso de la impresora, lo único que puedes hacer, es decir que tú no has sido, y tratar de explicar con el máximo de detalles por qué es imposible que haya sido tu culpa. Como de verdad eres inocente, no pueden demostrarlo, así que, si te has ganado la fama de ser una persona de fiar, seguramente salgas airoso.

Todo lo contrario que si tienes fama de cuentista, en este caso lo tienes crudo.

Consejo: sé una persona honesta.

Si por el contrario, de verdad has hecho algo mal y quieres escaquearte, mi consejo es que te lo replantees. A nadie le gusta pagar por sus errores, pero, debes hacerte responsable de tus actos y ”apechugar” con las consecuencias.

Por ejemplo:

Te ponen una multa de aparcamiento. Evidentemente te fastidia pero casi seguro que habías aparcado en un lugar prohibido… En ese caso no sirve de nada enfadarte, te toca pagarla y para la próxima vez, lleva más cuidado. Trata de organizarte mejor para no tener que aparcar en zona indebida, por ejemplo puedes salir antes y aparcar más lejos del centro, aunque tengas que caminar más, que además es muy sano.

soluciones para andar saludablemente

¡Qué saludable es andar!

4 No tiene en cuenta mi opinión

Si a menudo sientes que tu opinión no es tenida en cuenta, o que vale menos que la de otros, lo mejor que puedes hacer es desarrollar tus tus habilidades de liderazgo.

Un líder es bueno comunicando, tiene seguridad, empatía, etc.

El liderazgo es una habilidad que necesita tiempo y práctica para ser mejorada.

Para poner solución a no ser tenido en cuenta, lo que tienes que hacer es imponerte, y dejar claro que quieres que te escuchen, con contundencia y a la vez con calma.

Decir algo calmado cuando se supone que deberías enfadarte te da mucho más poder.

5 No me dice lo que de verdad piensa u opina

Cuando sospeches que alguien no te está diciendo lo que de verdad está pensando, pero tú quieres saberlo, puedes decirle algo como:

Agradezco tus formas, pero en este caso me ayudas más dándome una opinión sincera”.

En caso de que te esté criticando cuando en realidad te envidia o admira lo que haces, lo mejor es la ignorancia.

6 Me toma por tonto (así, directamente)

Es posible que en algunas situaciones alguien no solo no tenga en cuenta tus opción, sino que te desacredite.

Esto puede hacerlo quitándole valor a lo que aportas o ignorándolo.

En los dos casos, cuando percibas que estás siendo ninguneado, debes reafirmarte diciendo:

“No me parece bien que mi opinión no sea tenida en cuenta, considero que mis aportaciones deben, como mínimo ser escuchadas.”

7 Me hace la pelota

Ya dije que hay gente a quien le gusta que le adulen, incluso, sin merecerlo. Incluso sabiendo que los piropos no son sinceros. Y es algo normal que esto pase.

Pero si eres como yo, que no te gusta que te laman el culo hagan la pelota sin fuste, lo único que puedes hacer es decirlo directamente.

“Oye socio, no me hagas la pelota.

Tengo el culo para sentarme no para que me lo laman”.

El motivo por el que me molesta tanto esto es que le quita el valor a los halagos que realmente son merecidos. Y que son los que de verdad deberían decirse

8 Me trata con prepotencia o desprecio (falta de humildad)

Uno de los aspectos de la personalidad que más valoro en una persona es su humildad.

Se puede saber mucho de alguien solo viendo cómo trata a quienes están por debajo de él.

Por eso me molesta tanto la gente prepotente.

Muchas veces esta prepotencia está provocada por algún tipo de complejo, pero no por ello debemos dejar que nos afecte.

Lo que aconsejo hacer cuando te encuentras con alguien altivo es alejarte, poner hielo.

Imagina que te toca convivir con un compañero que trata como basura a algunas personas, entre ellos a ti.

Normalmente esta gente no cambia porque no sabe comportarse de otra manera, o porque sus complejos les impiden hacerlo, Por lo que no recomiendo tratar de hacerles entrar en razón. Son casos perdidos.

Entonces cuando tu compañero haga de las suyas, lo que tienes que hacer es tratarlo con frialdad y tener el trato justo con él.

Eso si no te queda  más remedio que compartir la oficina.

En caso de que se trate de un conocido, mi consejo es que dejes de tratar con él, la gente así no merece la pena.

 

Conclusión

Con el artículo de la semana pasada y el de hoy, he tratado de darte diferentes puntos de vista relacionados con los enfados, las malas conductas y soluciones para manejarte mejor frente a ellas.

Acuérdate que una de las finalidades de mi blog es evitar conflictos y evitar que acabes haciendo lo que no quieres. Una buena parte de la asertividad consiste en eso mismo.

En este caso, quería enseñar algunas técnicas para que no tengas que sufrir las malas conductas de otros.

Te animo a ponerlas en práctica, y recuerda que me gusta conocer tu opinión y tu punto de vista.


 

¿Qué sueles hacer tú cuando alguien se comporta de alguna de las formas anteriores? ¿Te sucede con frecuencia?

Cuéntamelo en los comentarios.

Y si quieres conocer cómo te comportas ante las situaciones difíciles, averígualo haciendo el Test: Descubre tu personalidad ante los conflictos”. Solo tienes que suscribirte en el formulario de más abajo (pon tu nombre y tu email).

Además viene acompañado del ebook “Guía Anticonflictos: Asertividad para salirte con la tuya”.

Todo gratis 🙂

Si te gusta lo que lees en mi blog ¡SUSCRÍBETE!

Llévate gratis la "Guía Anti-conflictos" + el "Test: descubre tu personalidad".

Tendrás acceso a toda la información del blog.

100% libre de spam. Prometido.

Comparte:Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Jose

Autor del blog EstoyDeAcuerdo.net. Ambientólogo en paro, emprendedor y blogger. Mi meta es ganarme la vida trabajando en lo que me gusta.

6 Comments

  1. Weee felicidades por el post proponiendo soluciones (que básicamente consiste en ceder como bien dices).
    Aquí linkeo ¿se dice así? un enlace a un corto que me parece interesante y trata sobre el tema: https://www.youtube.com/watch?v=LAOICItn3MM
    Es cierto que en la convivencia, en los viajes etcétera salen a flote más conflictos porque al estar más tiempo junto a otras personas nos damos cuenta que hay ciertas diferencias y que cada uno es como es (aunque parezca una perogrullada) lo que no quiere decir que nadie sea ni mejor ni peor sino diferente
    Y es cierto que negociar con uno mismo y/o con los demás agota, pero es lo que hay que hacer.
    Suerte.

    • Hola

      Ceder cuando crees que es necesario dejando a un lado tu ego es síntoma de que eres una persona madura emocionalmente. No es tan fácil como parece.
      Las situaciones nueva, distintas a las que estamos acostumbrados, son las que nos ponen a prueba. Por eso es en los momentos difíciles cuando tenemos que demostrar que sabemos comportartnos. Cuando todo va bien, todo es alegría, y no hay problemas, pero eso no quiere decir que seas más maduro, más bien que aún no has tenido que demostrarlo.

      El video está genial, es un buen ejemplo de comó no resolver un conflicto.

      Un abrazo.

  2. Es cierto que no llegar tarde es importante, pero la mayoría de gente lo hace y es una pena, aunque es cierto que algunos como dices tendrán sus razones de peso. Sigue así y saludos.

    • Hola Justo

      Cuando alguien llega tarde siempre, no es por casualidad. Puedes tener una razón de peso de vez en cuando, pero si es muy fracuente que alguien se retrase, es que algo hace mal. Normalmente suele ser por una mala organización.

      Un saludo y gracias por comentar.

  3. Muy acertadas las recomendaciones. Estoy de acuerdo en que si no sabes cómo relacionarte de manera asertiva con los demás en época de vacaciones puede haber huracanes y terremotos en casa 🙂 Me has inspirado para profundizar en el tema de las relaciones familiares que es mi especialidad.
    Un abrazo y sigue adelante!
    PD. El video me ha encantado, genial para trabajar con mis niños.

    • Hola Ruth

      Me alegro de que te haya gustado. Cuando nos vamos de vacaciones hacemos cosas diferentes a las que estamos acostumbrados, y eso hace que nos comportemos también de forma diferente a la habitual… y a veces esa “nueva forma de comportarnos” no es la recomendable.

      Un abrazo Ruth.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *